¿Por qué México es del tercer mundo? Parte II

En la parte I hablaba de la gran cultura existente en este territorio, y como fue derrotada por enfermedades epidemiológicas traídas del extranjero.
Y como se despojo al territorio de las riquezas conocidas de aquel tiempo, metales fáciles de transportar, con alto valor económico.
A los habitantes de este territorio se les menosprecio por no conocer el idioma de los invasores, y por no tener las mismas creencias y costumbres. (Cuando escribo esto recuerdo que esto sigue sucediendo en nuestros días en diferentes partes del mundo, siendo que somos iguales).
Por lo tanto el interés, era solo apoderarse de un nuevo territorio, para saquearlo.
Y no era necesario crear algún tipo de gobierno, o forma de organización del nuevo territorio. Solo era necesario tener controlados a los habitantes y seguir saqueando.
Con el tiempo los invasores nacidos en este territorio al ser discriminados, decidieron revelarse al reino donde venían y proclamaron ser independientes y ahora la riqueza saqueada no era enviada al reino, en lugar de eso se repartía en las manos de los invasores nacidos en este territorio.
Claro después de hacer creer a los habitantes que cambiaría su forma de vida.
Después de algunas generaciones, los habitantes del ahora proclamado país, se dieron cuenta de que era un engaño y nada había mejorado. Y al aumentar los abusos de los gobernantes, se decidió llamar a la revolución, y mucha gente murió nuevamente. Pero solo consiguieron cambiar al gobernante, pero el sistema de gobierno era igual, y ahora para evitar posibles levantamientos se modifico el sistema político para evitarlos.
Y así pasaron los años, sin ninguna clase de progreso.
Y un día se descubrió un “líquido pastoso” llamado petróleo, y ahí nos quedamos en la primera parte de este análisis.
Al descubrirse la riqueza llamada petróleo, muchos pensaron en que la situación del país cambiaria, y un día se proclamo la expropiación petrolera.  Diciéndole a todos los mexicanos que el petróleo es de todos los mexicanos. Y hubo fiesta esos días.
Pero también fue una gran mentira.
Se tenía la posibilidad de convertir en poco tiempo a este país en un gran país, pero nunca sucedió.
Lo que si ocurrió fue que los gobernantes avaros decidieron quedarse con esas riquezas,  gran parte de ese dinero se repartía con los gobernantes y la otra gran parte se gastaba creando puestos de gobierno.
Es decir el dinero era usado para mantener a un gobierno enorme, y ni un solo peso era para las personas del pueblo, bueno al menos no directamente.
Eso significo que el país nunca tuviera la necesidad de progresar, de crear un sistema de gobierno.
Por eso al día de hoy,  la mayor parte de la población no paga impuestos.  Y los que pagan, deben pagar enormes cantidades. Claro las grandes empresas y las personas con mucho dinero no pagan nada.
No existe un sistema de justicia en México, un 1% de efectividad, es inexistente, (ver artículo de inseguridad en México).  Si no existe un sistema de justicia, entonces tampoco existen leyes.
La corrupción del gobierno es extremadamente alta, solo Haití es más corrupto que México, y son los más pobres del continente.
Y todo esto es porque México tiene petróleo. Quien lo diría, no fue la salvación.
Al día de hoy el país sobrevive de lo siguiente:
El gobierno vive del petróleo y de una pequeña parte de impuestos cobrados.
El pueblo vive de los hombres que se fueron a otro país a trabajar y mandan dinero, algunos años fue mayor el ingreso del país por este concepto, que por el petróleo.
Por eso los gobernantes cobran impuestos también a estas personas. No pueden hacer riqueza sin que les toque su parte.
Y una pequeña parte vive del turismo.
Ah sí también tenemos actividad industrial pero eso es solo una cantidad mínima.
Por eso México es tercer mundo,  porque nunca se ha tenido el interés por parte de ningún gobernante por convertir esta gran negocio para ellos, en un bien común.
No tenemos ninguna institución de gobierno que funcione. No tenemos leyes o son inexistentes. Sin eso no tenemos nada.
Sueño un día en que las personas de este país despierten y entiendan que el poder no es de los gobernantes, es de nosotros, que al igual que en todo en la vida, depende de nosotros, nosotros somos los que debemos hacerlo y no esperar a que otro lo haga.
Solo se debe romper el ciclo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *